22 de January del 2013

Baile y susurros de los Obama

El presidente estadounidense, Barack Obama, y su esposa Michelle pusieron el broche a su fiesta de investidura con un baile a ritmo de "soul" lleno de guiños de complicidad entre ambos, que cerró una jornada que para el mandatario demuestra "la majestuosidad de nuestra democracia".

El baile inaugural en el Centro de Convenciones de Washington, repleto de vestidos de noche y hombres de esmoquin y pajarita, culminó con la pareja presidencial abrazada al ritmo "Let´s stay together", interpretado en el mismo escenario por la cantante y actriz Jennifer Hudson.

El presidente y la primera dama se susurraron uno al oído del otro partes de la canción, una de las favoritas de Obama, frente a una multitud de incondicionales que había esperado durante horas de pie para poder asistir al momento más esperado de la noche.

El baile presidencial de investidura congregó en un gigantesco salón del Centro de Convenciones de Washington a varios miles de invitados, que disfrutaron previamente del ritmo de los mexicanos Maná, de la cantante Alicia Keys y del grupo Fun.

Obama, que ha confesado que el baile no es su fuerte, cedió el liderazgo en la pista a su mujer, quien improvisó pasos en varias ocasiones, pese a que se dejó llevar por su marido en los compases más lentos del tema.

Michelle con un vestido de terciopelo rojo rubí, abierto por la espalda, diseñado por Jason Wu, y zapatos de tacón de Jimmy Choo, fue el centro de las miradas, con una combinación de prenda y joyas que, como es tradición, acabarán convertidas en piezas de museo.

Como en 2009, Jason Wu volvió a vestir a Michelle, aunque esta vez no eligió el color blanco, sino un llamativo rojo.