10 de November del 2017

Crece uso de tarjeta de débito

La crisis se deja notar en los hábitos de consumo de la población española que para controlar mejor el presupuesto familiar recurre cada vez más a las tarjetas de débito Visa, cuyo gasto aumentó 4,9% en 2012, hasta 32.321 millones de euros, en detrimento de las tarjetas de crédito.

El número de transacciones en comercios creció 3,5%, para alcanzar 1.634 millones de euros, aunque el valor medio de las compras descendió 2,75%, hasta 48 euros por operación, lo que demuestra que cada vez se recurre más al uso de tarjetas para pagos más pequeños.

Aun así, España sigue siendo un mercado estratégico para Visa, según explicó en rueda de prensa el presidente y consejero delegado de Visa Europa, Peter Ayliffe, y el director general de la compañía para España y Portugal, Luis García.

Pago cash

Una de las razones es que, en comparación con el resto de Europa, en España se sigue usando con más frecuencia el dinero en efectivo y se paga uno de cada 7,8 euros con tarjetas Visa, frente a la media europea de uno de cada 6,75 euros.

Pero también hay perspectivas para avanzar en el uso de las tarjetas en el pago en comercios por internet, que aumentó un 16,4% el pasado año, hasta 3.992 millones de euros, apenas un 5% del gasto total con Visa en España.

Por eso, los responsables de la compañía han subrayado el importante potencial de crecimiento que existe en este segmento y se marcan el desarrollo del comercio electrónico y el lanzamiento masivo de su "cartera digital" (V.me) como prioridades para 2013.

Nuevos productos

Igualmente, confían en poner en marcha nuevos productos y servicios de pagos por móvil, apoyar a las entidades financieras en sus procesos de fusión, y avanzar para que las tarjetas sin contacto se generalicen en España.

A cierre de 2012, había 2,5 millones de tarjetas sin contacto en España y 120.000 comercios con terminales preparados para el pago con este dispositivo, que serán unos 200.000 a fines de 2013, cuando habrá, según las previsiones de Visa, entre ocho y nueve millones de tarjetas de este tipo en circulación.

De esa forma, la compañía aspira a lograr el objetivo de que en cuatro años, se pueda pagar en el 70% de los comercios en España por contacto, un proyecto que funciona ya en Madrid, Barcelona, Canarias, Baleares y ciudades como Pamplona o Granada.