18 de January del 2013

Desear es mejor que tener

La felicidad es deseo, no posesión material, o dicho de otro modo, querer algo es mejor que tenerlo, según una reciente investigación científica difundida en Journal of Consumer Research. La felicidad ha sido desde hace siglos motivo de preocupación de filósofos, psicólogos, sociólogos y antropólogos, tanto en Occidente como en Oriente.
Para Aristóteles, por ejemplo, la felicidad consistía en la autorrealización dentro de un colectivo humano, adquirida mediante el ejercicio de la virtud.
En Oriente, en tanto, la felicidad surge de un estado de armonía.
Como estos dos ejemplo, diversas escuelas y tendencias tienen una respuesta propia a la pregunta "¿Qué es la felicidad?", pero el estudio publicado ahora en Journal of Consumer Research enfrenta la relación deseo de un objeto y adquisición del mismo.
Según esa publicación, desear mucho algo "carga" de expectativas a las personas, lo cual comporta una ráfaga de optimismo y una explosión de alegría al pensar en la posesión futura. Pero luego, cuando ya se obtuvo el objeto ambicionado, la persona sufre una "caída del placer", es decir, toda la felicidad que se había experimentado con el deseo se desploma con la realización del mismo, explicó Marsha Richins de la University of Missouri. La experta llegó a la conclusión de que el concepto de que la búsqueda espasmódica de la felicidad es lo que principalmente impide ser felices.