18 de November del 2016

Hollande se justifica y pide apoyo

El presidente de Francia, François Hollande, envió un toque de atención a los socios comunitarios europeos para que apoyen la guerra que emprendió su país para frenar el avance de los islamistas radicales en Mali.

Hollande, en su primera intervención del año ante la prensa en el Palacio del Elíseo en París, consideró "necesaria y legítima" su decisión de intervenir en el conflicto de Mali y advirtió que de no haberlo hecho este país habría sido "completamente conquistado" por los islamistas.

"Si no se hubiera adoptado esta decisión, la cuestión ya no sería cuando porque habría sido demasiado tarde. Mali habría sido completamente conquistada", aseguró el mandatario socialista.

Según Hollande, Francia espera que las tropas que envió a Mali reciban pronto apoyo de otras naciones. "Francia fue el primer país pero no estará sólo mucho tiempo", aseguró. "Reivindico esa operación plenamente porque envía el mensaje de que Francia no puede aceptar que se secuestre a sus ciudadanos", indicó el presidente galo en una intervención televisiva.

Hollande recalcó que la postura de Francia "debe ser firme" y asumir los riesgos que conlleva la posibilidad de intervenir, y apuntó que el intento de liberación se tomó semanas antes de que se llevara a cabo, en la madrugada del sábado.

 

Autojustificación

 

Tras conocerse el desenlace del operativo en Mali, Hollande, afirmó que la liberación de los argelinos y extranjeros secuestrados en una planta de tratamiento de gas en Argelia se está desarrollando "en condiciones dramáticas".

"El asunto parece que se está resolviendo en condiciones dramáticas", dijo el jefe de Estado francés en una breve comparecencia desde el Palacio del Elíseo, en la que aseguró que no dispone todavía de elementos suficientes para valorar de modo más profundo la situación.

Hollande destacó también que el asalto de un grupo cercano a Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI) a la planta de gas justifica más la decisión de ir en ayuda de Mali.