27 de May del 2016

Ida y vuelta en Madrid

La Bigné y yo compartimos recorridos similares y muchas inquietudes y afinidades.
A la primera vinculación familiar se han ido añadiendo itinerancias vitales entrecruzadas en muchas ocasiones. Recuerdo especialmente una tarde de primavera madrileña en un ático minúsculo en la previa a su aterrizaje en Madrid. 
Desde ese momento compartimos barrio, cines, cenas Dichosas y la Fundación Enrique Cabrera, paradigma de ese mestizaje cultural, laboratorio de buenas intenciones y cierto hedonismo aderezado por el concepto "de ida y vuelta". Y vendrán muchas encrucijadas más... estoy convencida.