18 de January del 2013

Siguen las sorpresas en el PP

Según una información que publica este viernes en exclusiva el diario EL MUNDO de España, el ex gerente y ex tesorero del Partido Popular (PP), Luis Bárcenas, pagó durante varios años sobresueldos en dinero negro a parte de la cúpula del partido y otros altos cargos. Los beneficiados de los sobres tenían además un salario orgánico -y en muchos casos, también uno institucional.

A raíz de esta información, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, aseguró hoy que la contabilidad interna de su partido "es clara y diáfana y está auditada por el Tribunal de Cuentas". A juicio de Cospedal, "no hay nada en la contabilidad interna que induzca a pensar que hay algo raro o irregular".

"No conozco ninguna otra contabilidad", aclaró Cospedal, recordando que "hace tiempo" que Bárcenas dejó su cargo de tesorero y que el PP se enteró de que tenía una gran cantidad de dinero en cuentas de Suiza "prácticamente al mismo tiempo" que se difundió esa información en los medios de comunicación".

Cospedal se pronunció en estos términos en sendas y prácticamente consecutivas entrevistas en la cadena Cope y en Onda Cero, en las que fue consultada por la información publicada este viernes por EL MUNDO. La número dos del PP negó "rotundamente" y "claramente" que ese tipo de pagos se hayan producido durante su etapa como secretaria general, cargo que ocupa desde 2008. Añadió que tampoco le "consta" esa práctica en etapas anteriores del partido.

 

Sin problemas de conciencia

 

"Tengo la conciencia más que tranquila, tranquilísima", afirmó Cospedal en su intervención radiofónica, en la que reiteró que ella "nunca hubiera permitido la práctica" de pagos de sobresueldos con dinero negro.

Desde que estalló el caso Gürtel, Bárcenas -que aparecía en la contabilidad paralela de la trama dirigida por Francisco Correa como Luis el cabrón-, estuvo amenazando a las más altas instancias del PP con identificar a los perceptores de los sobresueldos si no lo libraban de "comerse el marrón judicial".

Bárcenas dijo, según El Mundo, que, o le buscan un atajo para sortear la cárcel, o arrojará "las bombas atómicas" que obran en su poder. El miércoles se hizo público que el hombre que gestionaba las finanzas del PP llegó a tener, junto a otras personas cuya identidad no reveló, 22 millones de euros en el Dresdner Bank de Ginebra a través de una sociedad panameña.

La bomba atómica que posee Bárcenas, se llama "contabilidad B del PP". Y esa contabilidad B, que asegura tener a buen recaudo, recoge todos los salarios en negro que abonó durante varios años a la cúpula del PP y a cargos de Génova 13, como se conoce a la sede central del partido. Hasta cinco fuentes diferentes confirmaron a El Mundo lo que Bárcenas dice entre bastidores. Que los sobres en negro a la cúpula iban desde los 5.000 euros al mes para los secretarios de área, hasta los 15.000 euros que percibían las más altas instancias.

 

Epoca de Fraga

 

Esta costumbre procede de la época en que Manuel Fraga presidía Alianza Popular. En aquellos momentos, era tradición en todas las formaciones políticas el empleo de dinero en efectivo para llevar a cabo la mayoría de las remuneraciones internas. Con el relevo de José María Aznar, el político asturiano prosiguió con su costumbre de los sobresueldos en B. Bárcenas era el encargado del trabajo sucio. Tarea para la que fue confirmado en su puesto por Javier Arenas en 1999.

Con la llegada de Mariano Rajoy a la presidencia del PP, en octubre de 2004, tampoco se interrumpió la entrega de sobres. Sin embargo, según las fuentes consultadas, el ahora presidente del PP no cobró nunca estos complementos. Fue María Dolores de Cospedal, y a instancias de Rajoy, la que dijo "basta ya" al reparto de sobresueldos en B en el partido tras acceder a la Secretaría General del partido.