14 de November del 2017

Argentina, de la ilusión a la desazón

Por Luis Ampuero

KRASNODAR, Rusia -  Un duro golpe recibió la selección argentina en su incursión por Rusia al caer 4-2 ante Nigeria después de ir ganando 2-0 antes del cierre del primer tiempo. Sin la consensuada ausencia de su máxima figura Lionel Messi, Argentina comenzó ganando con los goles de Ever Banega, de tiro libre a los 27 minutos y de Sergio Agüero, a los 36 de jugada entre Pablo Dybala y Cristian Pavón.

Nigeria, que estuvo perdida en el primer tiempo y no encontraba la conexión entre sus mediocampistas y delanteros, aprovechó una falta de Javier Mascherano al borde del área que Kelechi Iheanacho transformó en gol a los 44 minutos.

En el complemento Nigeria despertó y mostró todo su potencial: fortaleza, velocidad y precisión, todas aptitudes que derrumbaron todo lo bueno que había hecho Argentina en la primera parte.

Con la presión de salir a buscar nuevamente el partido, Argentina repitió los errores defensivos que lo llevaron al sufrimiento para clasificar en el último encuentro gracias a la aparición de Messi, que anotó los tres goles con los que venció a Ecuador por la misma cifra. Corrían apenas 12 minutos del segundo tiempo cuando Nigeria empató el encuentro por intermedio de Alex Ibowi, quien a los 73 iba a conseguir su segunda conquista. El tercer tanto fue de Brian Idowu a los 54 minutos.

La línea de tres defensores que deslumbra al técnico Jorge Sampaoli, se vio superada por izquierda, por derecha y por el centro, sectores que explotó inteligentemente el conjunto africano.

Los jugadores argentinos reconocieron su dominio en el primer tiempo y admitieron la superioridad en la segunda parte de Nigeria.

 “Hicimos un buen primer tiempo pero en el segundo no estuvimos intensos como los nigerianos que físicamente son muy fuertes y nos pasaron por encima”, dijo Javier Mascherano, uno de los integrantes de la tan cuestionada línea de tres.

“Nos desconectamos y cuando te lo dan vuelta (el marcador) cuando querés retomar el partido se hace imposible. En líneas generales no es cuestión de tres o cuatro defensores sino que ellos estuvieron más intensos que nosotros”, destacó.

Por su parte el mediocampista Alejandro Gómez, más famoso en la redes sociales por el festejo de sus goles que por su juego, coincidió con Mascherano en la fortaleza del rival africano.

“El primer tiempo lo  hicimos bien, encontraron el gol de tiro libre y después con la potencia física aprovecharon los espacios con velocidad”, señaló.

La idea –y necesidad- de Argentina de cerrar la gira con otra victoria después del 1-0 a Rusia, terminó con muchas dudas especialmente en el aspecto táctico.

Sampaoli, que dijo que “siempre hay cosas por corregir”, sufrió la primera derrota en su ciclo y si hay algo para festejar es que el duro golpe ocurrió en un partido amistoso y no durante el Mundial.