24 de April del 2018

Banco Santander crece apoyado en su desarrollo en Brasil

El sólido crecimiento de Banco Santander en su principal negocio de Brasil le permitió aumentar un 10% su beneficio neto en el primer trimestre del año, superando ligeramente las expectativas pese a la debilidad de su negocio en Reino Unido.
El negocio en Latinoamérica de la mayor entidad financiera de la zona euro por capitalización bursátil le permitió compensar un entorno de estrechos márgenes en Europa a causa de unos bajos tipos de interés, que lastran el negocio bancario tradicional.
El beneficio neto del banco se situó entre enero y marzo en 2.054 millones de euros, ligeramente por encima de lo esperado por los analistas, que esperaban un resultado neto de 2.012 millones de euros.
En Brasil, donde Santander obtiene más de una cuarta parte de su beneficio, el beneficio neto aumentó un siete por ciento a 677 millones, impulsado por un sólido crecimiento del crédito.
Sin embargo en Reino Unido, su tercer mayor mercado, el beneficio disminuyó un 23% a 320 millones de euros, con provisiones por insolvencias de 60 millones de euros en su negocio de banca corporativa global, en parte ligadas a la constructora Carillion PLC, que quebró en enero.
El margen de intereses -la diferencia entre lo que el banco paga en depósitos y cobra por créditos- alcanzó los 8.454 millones de euros, un 0,6% más que en el mismo periodo del año anterior, aunque un 1,8% menos que en el trimestre previo. Los analistas esperaban una cifra de 8.490 millones.
Los analistas dijeron que los resultados estaban en línea y destacaron la sólida evolución en América Latina y Estados Unidos, aunque también una peor evolución de lo esperado en Reino Unido.
En Deutsche Bank señalaron que Brasil seguía siendo un sólido pilar para el banco. “En general, los resultados apoyan nuestra tesis de que Brasil es el motor de crecimiento del banco, compensando con creces las presiones en otros sitios como España o Reino Unido”, indicaron en una nota.
 
Crecimiento en EEUU
 
La presidenta del banco, Ana Patricia Botín, dijo que el año había comenzado “bien, con aumento del beneficio a doble dígito por los buenos resultados de Brasil, España y México, y una mejor evolución en Estados Unidos”.
El beneficio en este país subió un 32%, y el banco dijo recientemente que confiaba en que este negocio lograra un “significativo” crecimiento del beneficio en los próximos años mientras sigue optimizando su estructura de capital.
España se convirtió en el segundo mayor mercado del grupo -algo que no sucedía desde hace 5 años y un trimestre- con un beneficio que se elevó un 26% a 455 millones. La integración de Popular, que consolida en sus cuentas desde el tercer trimestre de 2017 tras adjudicarse la entidad el verano pasado, avanza según lo previsto.
El grupo espera un mejor margen de intereses en España en los próximos trimestres, tras cerrar el primero del año con 1.037 millones, un 2,9% menos que en el cuarto trimestre de 2017.
En España, el aumento de costos ligado a la incorporación de Popular se compensó con la tendencia positiva de los ingresos comerciales y el mejor costo del crédito.
 
Sector inmobiliario
 
Santander espera reducir más su exposición inmobiliaria en España, que se sitúa en 5.200 millones de euros tras un acuerdo por el que vendió a Blackstone el 51% de la cartera inmobiliaria de Popular el año pasado.
La entidad, la primera entre los grandes bancos españoles en publicar sus cuentas a marzo, reafirmó sus objetivos para el conjunto de 2018, incluido un aumento de doble dígito en el crecimiento del beneficio por acción.
El grupo cerró el primer trimestre con una ratio de capital CET1 fully loaded -la medida de solvencia más exigente en el sector- del 11%, frente al 10,84% del trimestre anterior, una cifra en línea con su meta para este año.
Santander cerró marzo con una tasa de morosidad del 4,02%.