7 de September del 2018

UUn ataque sacude la campaña electoral en Brasil

Jair Bolsonaro, candidato de extrema derecha a la presidencia de Brasil, está grave pero estable tras ser sometido a una cirugía después del ataque que sufrió en el abdomen al ser apuñalado ayer en un acto de campaña. En la foto, el político inmediatamente despùés de ser atacado es sostenido por su personal de seguridad para trasladarlo al hospital.

El político, una figura controvertida que ha enfurecido a muchos brasileños durante los últimos años con su discurso, pero que a la vez tiene seguidores devotos entre los conservadores, podría necesitar dos meses para recuperarse completamente y pasará al menos una semana en el hospital.

 
Parte médico
 
“Sus heridas internas eran graves y ponían en riesgo la vida del paciente”, dijo el médico que lo atiende, y agregó que ahora será un serio desafío prevenir una infección que podría ser causada por la perforación en los intestinos.
El ataque representa un giro dramático en lo que ya es la elección más impredecible de Brasil desde el retorno a la democracia, hace tres décadas. 
Las investigaciones de corrupción han puesto tras las rejas a decenas de poderosos hombres de negocios y políticos, y ha acrecentado la furia de los votantes con la clase dirigente.
Existen temores de que la violencia pueda estallar en Brasil, cuando la nación celebre hoy su Día de la Independencia y grupos políticos marchen en cientos de ciudades, pese a que los candidatos rivales de Bolsonaro cancelaron sus actividades de campaña para hoy.
 
Tiempo exiguo
 
Bajo las leyes de la campaña proselitista, la pequeña coalición de Bolsonaro, de 63 años, casi no tiene tiempo de campaña en los bloques de anuncios en televisión y radio, hoy regulados por el gobierno.
Eso significa que depende de las redes sociales y los mítines en todo el país para obtener apoyo. Si Bolsonaro no puede salir a la calle, esto puede  poner en riesgo aún mayor su campaña.
Flavio Bolsonaro, el hijo del candidato, dijo frente al hospital en el que su padre recibe tratamiento que estaba consciente y que el ataque representa un impulso político para su causa.
“Solo quiero enviar un mensaje a los matones que trataron de arruinar la vida de un hombre de familia, un tipo que es la esperanza para millones de brasileños: simplemente lo eligieron presidente. Él ganará en la primera vuelta”, advirtió Flavio Bolsonaro.
Su padre, un capitán retirado del Ejército, se presenta como el candidato que defiende la ley y el orden y se posicionó como un opositor de la política tradicional aunque ha pasado casi tres décadas en el Congreso, donde es autor de unas pocas leyes. Hace tiempo defiende una postura radical sobre la seguridad pública en Brasil, que según un estudio de Naciones Unidas tiene más homicidios que cualquier otro país.
Bolsonaro dice que alentaría a la policía a matar a presuntos narcotraficantes y otros delincuentes armados. Elogió abiertamente la dictadura militar de Brasil y en el pasado declaró que ésta debería haber asesinado a más personas.
La Policía Federal informó ayer en un comunicado que había oficiales escoltando a Bolsonaro en el momento del ataque con cuchillo y que el “agresor” fue atrapado en el acto. Agregó que las circunstancias están siendo investigadas.
La policía local en Juiz de Fora confirmó que el sospechoso, Adelio Bispo de Oliveira, de 40 años, estaba bajo custodia y que parecía estar perturbado mentalmente.
 
Repudio
 
Oliveira estuvo afiliado al partido de izquierda Socialismo y Libertad entre 2007 y 2014, señaló la agrupación en una declaración escrita en la que repudió la violencia.
Un vídeo policial registrado en una comisaría y emitido por TV Globo mostró a Oliveira diciendo a la policía que Dios le había ordenado llevar a cabo el ataque.
Las reacciones condenando el hecho surgieron inmediatamente, con Fernando Haddad, quien probablemente será el candidato presidencial del gobernante Partido de los Trabajadores (PT), calificando el ataque como una “vergüenza” y un “horror”.
 
Solidaridad
 
El presidente Michel Temer y los otros candidatos electorales, Ciro Gomes, Marina Silva y Geraldo Alckim, expresaron indignación por el ataque.
Las acciones brasileñas y el real extendieron sus ganancias después del incidente, mientras los operadores apostaban que podría aumentar el apoyo para Bolsonaro, quien cuenta con un banquero recibido en la Universidad de Chicago como su principal asesor económico.