19 de April del 2018

Cuba comienza nueva etapa sin un Castro en el gobierno

Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez, de 57 años, hasta ahora primer vicepresidente del gobierno, fue elegido hoy presidente de Cuba por parte de la Asamblea Nacional de la isla, para sustituir al general Raúl Castro, quien se retira del poder tras 12 años al frente del país. Ambos en la foto, antes del acto.
"Seremos fieles al legado de Fidel Castro, líder histórico de la Revolución, y también al ejemplo, valor y enseñanzas de Raúl Castro, líder actual del proceso revolucionario", indicó Miguel Díaz-Canel, quien leyó su primer discurso oficial como presidente de pie en la tribuna de oradores del Parlamento. Acudió vestido con traje gris y corbata roja y dejó claro que, pese al relevo, Raúl Castro "encabezará las decisiones de mayor trascendencia" para Cuba.
El hasta ahora primer vicepresidente del país fue ratificado con el 99,83% de los votos de la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento unicameral), recién constituida en su novena legislatura, según datos ofrecidos ante la Cámara por la presidenta de la Comisión Electoral Nacional, Alina Balseiro. 
Al conocerse el resultado, los diputados cubanos brindaron un cerrado aplauso al nuevo presidente quien fue felicitado con un apretón de manos y un abrazo por el mandatario saliente, Raúl Castro, según se pudo ver en la televisión estatal minutos después de que agencias oficiales divulgaran los datos.
 
Continuidad de la revolución
 
 
"El mandato dado por el pueblo a esta legislatura es dar continuidad a la revolución cubana en un momento histórico, crucial, que estará marcado por todo lo que debemos avanzar en la actualización del modelo económico", añadió Díaz-Canel en el discurso con el que inaugura su mandato presidencial y con el que se abre el primer gobierno de un presidente de la Cuba posrevolucionaria sin un integrante de la familia Castro al frente. 
Díaz-Canel ha dicho que el mundo está "en una coyuntura internacional caracterizada por la creciente amenaza a la paz y la seguridad". "En tal contexto ratifico que la política exterior cubana se mantendrá inalterable y reiteramos que nadie logrará el propósito de debilitar a la Revolución ni doblegar al pueblo cubano, porque Cuba no hace concesiones contra su soberanía e independencia", agregó.
El nuevo presidente recordó que con la constitución de la nueva Legislatura de la Asamblea culmina un proceso de "elevada significación política", al tiempo que defendió el sistema electoral de Cuba, donde no caben la "politiquería ni el fraude".
Antes de su primer discurso oficial como gobernante, Díaz-Canel se dirigió al parlamento para anunciar que la conformación de su Consejo de Ministros se decidirá en el próximo periodo de sesiones de la Asamblea Nacional, previsto para julio.