16 de January del 2018

Simeone dispondrá mañana de su Atlético ideal por la Copa del Rey

Una gran parte del equipo que el técnico argentino del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone, dibujaba en su cabeza desde este verano saldrá mañana al Wanda Metropolitano para dirimir la ida de los cuartos de final de la Copa ante el Sevilla, encuentro en el que por primera vez coincidirán en el once titular Vitolo, Gabi, Saúl y Koke, con Griezmann y Diego Costa como pareja de ataque. “La llegada de ambos nos da muchas alternativas”, aseguró Simeone.
 
Si para el entrenador rojiblanco Costa era una futbolista muy codiciado como refuerzo del estilo y amplificador de la contundencia ofensiva, el extremo lo era como la última gran pieza para cerrar las necesidades del conjunto. Un jugador para las dos bandas, con ida y vuelta, vertical y potente para jugar por fuera y con pausa para "fabricar" fútbol por dentro. Para Simeone, Vitolo es la pieza ideal que debe unir tanto al centro del campo con la delantera como con la defensa. Su insistencia para lograr su contratación y su intervención este verano con la propiedad del club para que esta impidiera su renovación de última hora por el Sevilla delataron la obstinación del Cholo por contratarle.
 
Elasticidad
 
En el anclaje definitivo de Vitolo en el equipo está imperando a partes iguales el mismo régimen cuartelario que vivió Griezmann, no fue titular desde el primer día, y la necesidad de que termine por adaptarse a la alta exigencia a la que están sometidos los centrocampistas del Atlético. Ese centro del campo lo ha imaginado muchas veces Simeone. Un cuarteto elástico, con llegada, trabajo defensivo y pocas fisuras en los repliegues. Una composición que debe potenciar la dupla Costa-Griezmann, que hoy disputará su segundo partido.
 
Tanto en el club como en el cuerpo técnico existe un discurso homogéneo sobre el impacto de Costa en el juego de Griezmann y del resto de atacantes. Existe la creencia interna de que Costa no solo mejorará al francés, también ese optimismo se centra en las figuras de Carrasco, Correa, Gameiro y Torres. Lo cierto es que todos han mejorado prestaciones desde que el hispanobrasileño irrumpió en el equipo.
 
Equilibrio necesario
 
 
Simeone vela celosamente porque ese estado de optimismo generado con los dos fichajes no rompa el equilibrio en el vestuario. Le preocupa que ahora los triunfos solo lleven el nombre de Costa, principalmente, y de Vitolo, Ayer, antes de explicar lo que supone la incorporación de ambos futbolistas, lanzó un guiño al grupo que ha competido en la primera parte del curso. “El plantel, hasta que ha terminado el mes de diciembre, vino haciendo un inicio de temporada muy bueno. Ellos van a potenciar a ese mismo grupo de jugadores”, deslizó El Cholo.
 
De ese once ideal que pulula en la cabeza del técnico hoy al campo, faltan Oblak, la Copa es para Moyá, Filipe Luis, baja por lesión, y Vrsaljko, que le ha ganado el puesto a Juanfran con varias asistencias cuando todo parecía indicar que él croata saldría en el mercado de diciembre. Si Vitolo se consolida, se puede hablar de que hoy jugarán de inicio ocho futbolistas destinados, en condiciones normales, a protagonizar los partidos más trascendentales de aquí al final de temporada. El de esta noche, es uno de ellos. La Copa tiene algo especial tanto para el club como para el entrenador. “La Copa siempre es muy bonita, siempre me ha gustado como futbolista y como entrenador”, señala Simeone, que no se fía del Sevilla que tata de revitalizar Vincenzo Montella: “El Sevilla es un equipo copero, viene dolido por los últimos resultados, pero con un plantel maravilloso. Y cuando un equipio tiene buenos jugadores hay que tener cuidado”.