7 de May del 2018

Empate clásico entre Barcelona y Real Madrid

Luis Suárez y el astro argentino Lionel Messi fueron los autores de los goles con los que el Barcelona, flamante campeón de la Liga de España, a tres fechas para terminar el campeonato mantuvo su invicto al empatar 2-2 el clásico ante Real Madrid. Los tantos del equipo “Merengue” los anotaron Cristiano Ronaldo, quien fue reemplazado por una molestia en su tobillo derecho, y Gareth Bale. Barcelona jugó con 10 hombres todo el segundo tiempo por la expulsión de Sergi Roberto.

El conjunto local se hizo rápido con el dominio del balón y comenzó a encontrar espacios. A los 10 minutos, esa tenecia se plasmó en el marcador cuando Sergi Roberto escapó sólo por derecha y lanzó un centro perfecto para que Luis Suárez conecte de volea y establezca el 1 a 0.

El Real Madrid reaccionó rápido y a los 14 minutos encontró el empate. Cristiano Ronaldo encabezó el contragolpe por la derecha, se metió al área, cedió el balón de taco para Toni Kroos, quien centró al área para Karim Benzema. El francés entró sólo por el segundo palo, bajó la pelota al centro y el delantero portugués entró para empujar el balón y gritar el 1-1.

El partido tomó temperatura sobre el final de la primera mitad tras un cruce entre Suárez y Sergio Ramos. El nivel de bronca aumentó cuando Messi le pegó una patada al central español en la siguiente acción y recibió la tarjeta amarilla. Pero en este juego brusco el que perdió fue el Barcelona.

Cuando se jugaba el segundo minuto de adición, Marcelo chocó a Sergi Roberto y el lateral del conjunto catalán le dio un golpe de puño que le valió la expulsión.

A los 52 minuitos, cuando los equipos aún se estaban acomodando en el campo de juego, Luis Suárez le robó el balón a Varane con infracción que el juez Hernández Hernández no vio. El uruguayo cedió para Messi ,quien se sacó dos hombres y definió fuerte con un disparo seco para el 2-1.

Cuando quedaban 20 minutos para el final, Messi desperdició una inmejorable situación para ampliar el marcador. El argentino escapó mano a mano, pero Keylor Navas evitó que su remate cruzado entre en la portería.

Inmediatamente después, Toni Kroos dominó en 3/4 de campo, jugó para Marco Asensio y éste aprovechó la diagonal que tiró Benzema para asistir a Gareth Bale, quien fue a ocupar el hueco que el delantero francés dejó. El punta galés definió de primera y esquinó su remate para igualar las acciones.