19 de May del 2020

Impulsan un Plan Verde para relanzar la economía europea

Francia y Alemania están impulsando un plan de recuperación “verde” para la Unión Europea (UE) a raíz de la pandemia del coronavirus, que incluye hojas de ruta para todos los sectores económicos y un precio mínimo en los permisos de emisiones de carbono, de acuerdo a un texto que fue elogiado por legisladores del bloque.
Las dos mayores economías del bloque de 27 naciones sostienen que el plan -revelado en la noche del lunes y que incluye una propuesta para crear un fondo de recuperación de 500.000 millones de euros en la UE- debería acelerar la transformación a una economía de bajas o nulas emisiones contaminantes.
El llamado Acuerdo Verde con políticas de la Comisión Europea constituye “una nueva estrategia de crecimiento para la UE”, explicaron fuentes de Alemania y Francia, recordando las promesas de los líderes del bloque de utilizar sus objetivos ambientales para guiar la recuperación.
 
Plan verde
 
Cada sector debería contar con una “hoja de ruta verde” que pueda incluir metas medioambientales, al tiempo que las normas de los estados miembros de la UE deberían ser revisadas para apoyar los objetivos que apoyan la lucha contra el cambio climático, señalaron.
“Este es finalmente un paso hacia la solidaridad europea y el medioambiente”, dijo el legislador alemán Michael Bloss, en tanto el legislador francés de la UE Pascal Canfin, en referencia a las políticas de la Comisión Europea sobre cambio climático dio la bienvenida al Acuerdo Verde como el corazón de esta estrategia de inversión.
París y Berlín instaron al bloque a seguir adelante con los planes de imponer costes por emisiones de carbono a las importaciones, establecer metas más ambiciosas de reducción de gases CO2 y buscar convertirse en “carbono cero” en 2050.
 
Insuficientes medidas
 
Pero algunos grupos políticos y activistas consideraron que los planes no son suficientes, ya que las opciones consideradas en el plan de reducción de emisiones de CO2 en la UE no bastarán para evitar los efectos más catastróficos del cambio climático.
La Comisión ha propuesto una meta legalmente vinculante de alcanzar la “neutralidad” en emisiones contaminantes en la UE al 2050, lo que implicará eliminar emisiones de gases de efecto invernadero con medidas como capturas de carbono y siembra masiva de árboles.
Polonia es la única nación que no se ha comprometido aún con esa meta.