28 de November del 2017

La crisis catalana puede frenar el crecimiento de España

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revisó una décima a la baja su previsión de crecimiento para España en 2018 al 2,3% del PBI, aunque advirtió acerca de que las “tensiones persistentes” en Cataluña podrían lastrar la demanda doméstica.

 La previsión del organismo internacional para el próximo año coincide con las del Ejecutivo español, que redujo en tres décimas sus previsiones para 2018 a causa de la crisis catalana.

La OCDE informó esta mañana que el crecimiento en España es robusto, aunque mencionó los riesgos por la situación política en Cataluña, cuyo Parlamento aprobó una declaración de independencia que provocó la intervención del Ejecutivo español con el cese del gobierno regional y la convocatoria de nuevas elecciones en la región en diciembre.

“Las persistentes tensiones en Cataluña podrían bajar el consumo y la confianza empresarial significativamente, lastrando la demanda doméstica más de lo esperado”, dijo la OCDE en su nota específica sobre España.

 

Proyecciones coincidentes

 

La OCDE y el Ejecutivo español coinciden en sus proyecciones de crecimiento económico para este año del 3,1 por ciento del PIB.

La OCDE, que instó a España a llevar a cabo reformas económicas para mantener un crecimiento sostenible y reducir el endeudamiento, prevé que la tasa de crecimiento de España se sitúe en el 2,1 por ciento en 2019.

El organismo, que presentó sus previsiones de crecimiento para todo el mundo y sus 35 países miembros, dijo que espera un aumento de una décima en el crecimiento económico mundial al 3,6 por ciento este año, mientras mantiene la previsión de crecimiento del 3,7 por ciento para el próximo año.