7 de September del 2018

La desaceleración amenaza a la economía española

La economía española ingresó de lleno en el proceso de desaceleración previsto por los principales organismos internacionales y expertos, pero este enfriamiento podría ser mayor de lo estimado inicialmente.
Así lo constatan las principales consultoras -como el servicio de estudios de BBVA, la Autoridad Fiscal Independiente o la Fundación de las Cajas de Ahorro- que tras conocer los últimos indicadores de los meses de verano anunciaron que sus previsiones tienen un “sesgo a la baja”.
El calendario de esta desaceleración no ayuda al nuevo gobierno de Pedro Sánchez, que tiene que elaborar durante estas semanas los presupuestos para el próximo ejercicio en el que pretenden incluir varios planes sociales.
El gobierno espera que la economía crezca este año un 2,7%, por encima de la media de los países de la zona euro. Incluso si la previsión se rebaja unas décimas, el crecimiento seguiría siendo uno de los más vigorosos entre los países vecinos.
 
Crecimiento permanente
 
España lleva creciendo ya 19 trimestres seguidos y entre 2015 y 2017 lo hizo a tasas por encima del tres por ciento.
Pero los datos de empleo de agosto y de ventas minoristas de julio -negativo por tercer mes consecutivo- ensombrecen los pronósticos que solo salvará un claro repunte en septiembre.
La ministra de Economía, Nadia Calviño, sostuvo en numerosas intervenciones en medios en los últimos días que la desaceleración está en línea con lo previsto y que no van a modificar su estimación salvo “shocks externos negativos”.
Rafael Doménech, economista jefe de BBVA, dice que están “estudiando” esta revisión a la baja -actualmente prevén un 2,8% de alza del PBI- tras los datos “débiles” de julio y agosto pero llama a la cautela: “Es pronto para saber si la desaceleración será más intensa de lo previsto o es transitorio”, explica.
 
Malas noticias
 
Doménech dice que ha habido “un goteo de pequeñas malas sorpresas” que han puesto sobre alerta a los analistas. Palabras muy similares a las que utiliza Airef que habla de “saldo acumulado de sorpresas negativas”.
El dato de afiliación de la Seguridad Social de agosto fue el peor de los últimos cinco años en términos desestacionalizados; precisamente, fue 2013 el último año en el que los principales analistas efectuaron revisiones a la baja.
Los expertos creen que la economía española tiende a encontrarse con su tasa de crecimiento potencial, esto es, el ritmo de mejora que permite expandirse a la economía de forma saneada sin crear desequilibrios. Esta tasa se sitúa entre el 1,5% -para el Banco de España- y cerca de 2% para BBVA.