15 de December del 2017

Fragmentación electoral, nueva amenaza en Cataluña

Las elecciones catalanas de la próxima semana arrojarán un Parlamento regional tan fragmentado que dificilmente servirá para superar la brecha abierta por el proceso independentista en Cataluña, según los últimos sondeos para el 21D publicados hoy.
Varias encuestas encargadas por los principales medios de España apuntan a que la victoria en los comicios se la disputarán los independentistas de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC) y Ciudadanos (C´s), el partido que se disparó en los sondeos debido a una férrea defensa de Cataluña dentro de España.
 
Según la encuesta más amplia -de Metroscopia para El País-, esta formación obtendría un 25,2% de los votos frente al 23,1%de ERC en los comicios, convocados por el gobierno español para frenar las ansias independentistas de la Generalitat y en los que la participación alcanzaría un récord superior al 80% del electorado.
 
También sitúa a la candidata de C‘s, Inés Arrimadas (foto), como la más votada (22,8%) la encuesta de Sigma Dos para El Mundo, aunque ERC, con el 22,5 por ciento de sufragios, obtendría más escaños en un Parlament en el que la mayoría soberanista de los últimos dos años no se revalidaría ni siquiera con el apoyo de los anticapitalistas de la CUP.
 
 
Paridad de escaños
 
 
Según El País, aunque el llamado bloque soberanista obtendría más votos (44,9%) que el independentista (43,8%), ninguno de los dos lograría mayorías para gobernar, así como tampoco sumaría opciones el llamado tripartito de izquierdas (ERC-PSC-CatECP).
 
Por detrás de C’s y Esquerra se sitúan la plataforma soberanista Junts per Catalunya del expresidente Carles Puigdemont, a la que todos los sondeos colocan prácticamente empatada en votos con el PSC. CatECP, en la que se integra Podemos, pierde apoyos pero podría ser clave a la hora de forjar alianzas, según los sondeos.
 
De los siete relevamientos conocidos en el último día para difundir encuestas, sólo el de El Periódico ve a ERC claramente por delante en escaños, recuperando parte del terreno perdido desde el encarcelamiento de su líder, Oriol Junqueras, acusado como el resto del gobierno cesado de rebelión y sedición por el proceso que condujo a la declaración unilateral de independencia en octubre.
 
 
Problemas a la vista
 
 
Dado que no se prevé que haya un ganador claro de las elecciones y que el que consiga el mayor número de votos no tiene por qué ver aparejada su victoria en escaños, eso podría afectar el proceso negociador al complicar la adjudicación del triunfo electoral.
 
En una muestra de las dificultades económicas que plantearía la ingobernabilidad de Cataluña para el conjunto del país, el Banco de España (ver aparte, en Principales) recortó su previsión de crecimiento para 2018 y 2019 por la incertidumbre causada por el proceso soberanista.