21 de December del 2017

Los catalanes están votando en atípicos comicios locales

Los catalanes están votando en unas atípicas elecciones autonómicas que serán clave para el futuro de los partidos independentistas en el Parlamento regional, en el que según los sondeos no habrá mayorías claras.
Convocados por el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, tras una histórica intervención extraordinaria de la región en la que también cesó al gobierno regional al completo, los comicios suponen una prueba para el movimiento secesionista tras la declaración unilateral de independencia de octubre, que provocó la mayor crisis institucional en décadas.
Los sondeos vislumbran dificultades para renovar la mayoría secesionista en la que los dirigentes catalanes se apoyaron los últimos dos años para avanzar con su hoja de ruta hacia la independencia pese a no contar con el beneplácito de Madrid.
Desde antes de que abrieran los colegios electorales a las nueve horas -cerrarán a las 20- decenas de ciudadanos hacían cola en algunos centros para depositar su voto, en una poco habitual jornada electoral en día laborable para la que se prevé una participación histórica.
 
Pesimismo político
 
“No soy muy optimista con que de estas elecciones salga un gobierno estable”, dijo un votante en la fila, mostrando su disconformidad con la aplicación del artículo 155 de la Constitución y recordando que también votó en el referéndum de independencia del primero de octubre anulado por la justicia española.
Pese a perfilarse como la más votada, la formación independentista ERC disputaría el primer puesto a Ciudadanos, que ganó terreno en los sondeos con su defensa de una Cataluña integrada en España y a la que podría beneficiar una alta participación que se espera por encima del 80%.
“Yo quiero un cambio. Cada día vamos a peor. La juventud lo lleva peor. Yo quiero un gobierno que sea fuerte y que cumpla las leyes”, dijo ante el mismo colegio electoral una mujer cuando se aprestaba a sufragar.
 
Presión posible
 
Si los partidos proindependentistas consiguen una mayoría de votos, el gobierno de Rajoy se vería obligado a ofrecer una vía de negociación para calmar las ansias independentistas y facilitar el desbloqueo de una situación que pueda perjudicar más al conjunto del país.
Más de 5,5 millones de catalanes están llamados a las urnas en una jornada laborable, aunque no lectiva para facilitar la votación en los 2.680 colegios habilitados en las cuatro provincias catalanas.
La jornada transcurría en sus primeras horas con total normalidad, según dijo el secretario general técnico del Ministerio del Interior, Juan Antonio Puigserver, z la prensa. “Los catalanes y catalanas están ejerciendo su derecho de voto con total normalidad”, explicó.
 
Necesidad de avance
 
“He depositado el voto con todas las esperanzas, deseos y sueños. A partir de mañana todos vamos a trabajar para hacer posible avanzar”, indicó el candidato del PSC, Miquel Iceta, tras votar en el centro de Barcelona.
La alcaldesa de la Ciudad Condal, Ada Colau, que fue la política más madrugadora para acudir a las urnas, dijo que es el momento de recuperar la soberanía catalana y la legitimidad que solo pueden dar las urnas y los ciudadanos.
Los partidos independentistas, que hace dos años sumaron 72 diputados de una cámara de 175, se quedarían en 67 escaños, a uno de la mayoría absoluta, según difundió a principios de mes el CIS, el sondeo más amplio de los realizados.
La campaña, plagada de enfrentamientos, estuvo marcada por la intervención de la región por parte de Madrid y por los procesos judiciales contra los dirigentes secesionistas, investigados por sedición y rebelión por sus ansias independentistas en la rica región mediterránea.
 
Interrogantes
 
El cabeza de lista de ERC y favorito en la encuestas, el exvicepresidente Oriol Junqueras, pidió el voto desde la cárcel al negársele la libertad bajo fianza y no se sabe aún si se le permitirá salir si es elegido presidente de Cataluña.
A ese cargo también aspira el expresidente Carles Puigdemont, autoexiliado en Bélgica para esquivar a la Justicia y que afirma que acudiría a una sesión de investidura pese a que sería detenido de inmediato por la Justicia si ingresa a España.
“Hoy demostraremos de nuevo la fuerza de un pueblo irreductible. Que el espíritu del # 1oct nos guíe siempre”, dijo Puigdemont en su cuenta de Twitter desde Bruselas.
Es previsible que el resultado electoral lleve a semanas de negociaciones que, de no dar fruto, terminarían en nuevos comicios en primavera (boreal) y extenderían la incertidumbre sobre una crisis que está dañando a la economía de todo el país y llevó al gobierno a reducir el pronóstico de crecimiento para 2018.
Hasta que haya nuevo gobierno en Cataluña, Rajoy mantendrá la intervención y seguirá como presidente de facto de Cataluña, donde los sondeos prevén que su formación, el Partido Popular (PP) salga muy debilitado politicamente.