30 de November del 2017

Los republicanos apuran los tiempos de la reforma impositiva

El Senado de Estados Unidos dio un paso hacia la aprobación de la reforma impositiva, que es una prioridad de la Casa Blanca, estableciendo una votación para esta semana que podría ser decisiva, incluso cuando no está claro si el proyecto cuenta con el suficiente respaldo republicano para convertirse en ley. 

Los republicanos en el Congreso pasaron el día de ayer luchando por reformular su proyecto de reforma fiscal para satisfacer a los legisladores preocupados sobre cuánto se ampliará el déficit presupuestario del país.

Las acciones escalaron ante el optimismo de que se pueda aprobar el paquete impositivo, pero se mantienen obstáculos sobre el proyecto, incluyendo los intentos por abordar el estimado de 1,4 billones de dólares que sumaría a la deuda de 20 billones de dólares de Estados Unidos en 10 años.Los legisladores votaron para comenzar el debate formal por 52-48, un paso que podría llevar a una votación decisiva esta tarde y mañana sobre el proyecto, que apunta a reducir los impuestos corporativos, de otros negocios y de un amplio rango de individuos y familias.

Los republicanos cuentan con una mayoría de 52-48 en el Senado de 100 escaños, lo que les da el respaldo suficiente para aprobar la medida si se unen. Sin el respaldo demócrata, los republicanos no pueden darse el lujo de perder más de dos votos de sus propios legisladores.

 

Victoria necesaria

 

El presidente Donald Trump, en un discurso en Misuri ayer, imploró a los miembros de su propio partido que respalden el proyecto, el que sería su primera gran victoria legislativa desde que asumió la presidencia en enero.

“Una votación para recortar los impuestos es una votación para poner a Estados Unidos primero de nuevo”, dijo Trump, agregando que el proyecto “podría costarme una fortuna” y que sus amigos ricos no estaban contentos. “Mis contadores se están volviendo locos en este momento. Está bien. Miren, soy presidente, no me importa. Ya no me importa”, agregó.

Los demócratas dicen que los recortes de impuestos son un regalo para las empresas y las personas adineradas a expensas de los trabajadores. Algunos demócratas han dicho que Trump y sus hijos se beneficiarían del proyecto de ley, que eliminaría el impuesto estatal al patrimonio sobre la riqueza heredada.