19 de December del 2017

México sigue siendo el país más peligroso para los periodistas

Al menos 65 periodistas de todo el mundo murieron realizando sus labores informativas este año. La noticia fue hecha pública hoy por la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF), que colocó a México como uno de los cinco países más peligrosos para el ejercicio de la profesión.
Los otros países que aparecen en la lista de lugares más peligrosos son Siria, Afganistán, Irak y Filipinas, y entre los muertos hay 50 periodistas profesionales, siete “periodistas-ciudadanos” y ocho colaboradores de medios de comunicación.
Del total, 35 fallecieron en regiones donde hay conflictos armados en desarrollo y 30 fuera de esas áreas. En tanto, otros 39 perdieron la vida tras ser señalados como objetivo por su trabajo periodístico -informando sobre corrupción política o el crimen organizado-, mientras que 26 fallecieron mientras trabajaban por ataques con bombas o disparos.
“Es alarmante que tantos periodistas hayan sido asesinados fuera de zonas de guerra”, indicó Katja Gloger, de RSF, y agregó: “Hay demasiados países en los que los perpetradores asumen que quedarán impunes si atacan a profesionales de prensa”.
 
Mujeres muertas
 
Entre el total de los profesionales muertos, 55 son hombres (85%), y el número de mujeres muertas rspecto a 2016 se duplicó y alcanzo a diez.
RSF sostuvo que en 2017 se produjo “una relativa disminución”, (18%), del número de periodistas asesinados comparado con los 79 del año anterior.
Pese a las cifras, RSF destacó que 2017 fue el “menos mortífero para el gremio” en más de una década. Ante este cambio, el grupo sostuvo que la disminución del número de profesionales muertos “puede explicarse por el hecho de que los países que se han vuelto muy peligrosos se han vaciado de periodistas (...) Algunos, incluso, optan por dejar su oficio, para ejercer otra profesión que sea menos peligrosa”, se explica.
En el caso de México, “donde los cárteles y los políticos locales hacen que reine el terror, numerosos periodistas también han optado por dejar su país o su profesión”.
En otras naciones, como Siria, Irak, Yemen y Libia, RSF hizo mención a una “hemorragia del gremio”.
La organización informó que más de 300 trabajadores de prensa están encarcelados actualmente, la mitad de ellos en Turquía, China, Siria, Irán y Vietnam.