6 de June del 2018

Argentina-Israel suspendido por amenazas a Messi

Las marchas y contra marchas volvieron a poner en jaque a la selección argentina de fútbol tras la suspensión de un partido amistoso ante Israel en Jerusalén que había provocado la reacción de los palestinos. El encuentro, que debía disputarse el sábado 9 de junio y servía como preparatorio para la participación de Argentina en Rusia en el Mundial que se inicia el 14 del mismo mes, estuvo rodeado de  polémicas y protestas en las cercanías de la Ciudad Deportiva del Barcelona donde la “Albiceleste” realiza sus entrenamientos desde hace una semana. “Ar-gen-tina, no vayas a Israel”, gritaba un grupo de palestinos mostrando camisetas celestes y blancas pintadas de rojo simulando sangre, y el 10 con el nombre de Lionel Messi.

Esos gritos fueron la continuidad de los mensajes de los días anteriores en las redes sociales. “Vienes a jugar con tus amigos a Malha (…) ¿Es  acaso lógico que el héroe (por Messi) vaya a jugar en un estadio construido sobre las tumbas de nuestros ancestros?”. La referencia apuntaba a un barrio de  la ciudad destruido en los enfrentamientos de 1948. También la Federación Palestina de Fútbol se pronunció en contra de la realización del encuentro y Messi fue el blanco preferido de las protestas. "Pedimos a todos que quemen las camisetas con el nombre de Messi y los carteles donde salga", indicó la nota del presidente de  la federación palestina Jibril Rajoub. Ante tantos llamados de advertencia Messi, que se había hecho eco de las amenazas, decidió junto a sus compañeros de equipo decirle “no” al amistoso en Jerusalén. Curiosamente y antes de confirmarse el rumor, el delantero Gonzalo Higuain dio la noticia en una entrevista con la cadena de televisión ESPN de Argentina.

“Creo que al final se pudo hacer lo correcto (…) (la polémica) ya quedó atrás.  Obviamente primero están la  salud y el sentido común, así que creemos que lo correcto es no ir", dijo Higuain.

La cancelación del encuentro que el técnico Jorge Sampaoli no quería disputar para evitar viajes y cansancio al plantel, había sido organizado por la Asociación del Fútbol  Argentino (AFA) y la empresa  Torneos y Comtec Group a cambio de dos millones  de dólares más gastos de traslados, e incluía otras actividades como la visita al Muro de los Lamentos.

Horas antes de la suspensión del partido otro escándalo sacudió a la selección argentina cuando la AFA negó que Messi y el plantel argentino irían a visitar al Papa Francisco. El vocero del Vaticano Greg Burke, había redactado en twitter que el Santo Pontífice iba a recibir el miércoles 6 de junio a la selección argentina. Tras la negativa  de la AFA Burke señaló en la misma red social que se “desconvocaba” el encuentro con el Papa Francisco.

Los malos entendidos se dieron a partir de una declaración de Francisco a un canal argentino de televisión al decir que “viene acá la selección Argentina, pasa por acá. Se reúnen conmigo”. "Hace tres semanas les explicamos que debíamos viajar con mayor anticipación a Israel y que no había plan de vuelo posible. Además acordamos que, si Dios quiere y nos va bien, llevaremos la Copa al Vaticano", dijo  Claudio Tapia, presidente de la AFA.

La prensa argentina criticó duramente a los dirigentes de la AFA por la mala organización que vienen sosteniendo desde  la asunción de Tapia al frente de la institución madre del fútbol argentino.