30 de May del 2018

Problemas en entrenamiento de Alemania

Los defensores Joshua Kimmich y Antonio Rüdiger tuvieron un duro altercado durante los entrenamientos de la selección alemana que conduce Joachim Löw y que en Rusia buscará repetir el título que hace cuatro años consiguió en Brasil al vencer 1-0 en la final a Argentina. Según el diario Bild, ambos jugadores se enfrentaron violentamente y luego de ponerse cara a cara, estuvieron a punto de tomarse a golpe de puños.

Para calmar los ánimos, siempre de acuerdo a Bild, tuvo que intervenir el ex delantero de la selección teutona Miroslav Klose para que las cosas no llegaran a mayores.

Kimmich, de 1,76 metro, no se amilanó ante la humanidad de Rüdiger, de 1,91 metro antes de que el entrenamiento continuara sin mayores dificultades.

Antes Julian Draxler debió ser atendido por los médicos por un codazo de Leroy Sané que recibió durante las prácticas, aunque se informó que fue casual y no premeditado.

“Los entrenamientos son realmente intensos”, dijo el defensor Mats Hummels en declaraciones a los periodistas, y todo quedó en la intensidad que los jugadores le están poniendo a los ensayos premundiales en la ciudad italiana de Eppan antes de enfrentar el sábado a Austria en Klagenfurt.

Según trascendió en los últimos días, en la concentración de Alemania se establecieron algunas reglas de convivencia impuestas  por Löw para, de alguna manera, garantizar la armonía en el plantel.

En Rusia la selección de Alemania integra el grupo F junto a México, Suecia y Corea del Sur.