23 de April del 2018

Ramírez dedicó el Cervantes a sus compatriotas muertos

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez dedicó el premio Cervantes, el más importante de la literatura en castellano, a sus compatriotas muertos en las protestas de los últimos días en su país.
Ramírez, que se dedicó a la política en su país en la década de 1990, criticaba así la gestión realizada por el presidente Daniel Ortega, de quien fue vicepresidente hasta que en 1996 dejó la administración pública para dedicarse plenamente a la literatura.
“Quería dedicar el premio a la memoria de los nicaragüenses que han sido asesinados en las calles por reclamar justicia y democracia y a los miles de jóvenes que siguen luchando para que Nicaragua vuelva a ser república”, dijo Ramírez en el paraninfo de la universidad madrileña de Alcalá de Henares en su discurso de aceptación del premio Cervantes.
Ortega renunció el domingo a su polémica reforma del sistema de la seguridad social a raíz de unas violentas protestas que han dejado en los últimos cinco días al menos 25 muertos, según un organismo local de derechos humanos.
 
Cotidianeidad
 
Ramírez, de 75 años y primer nicaragüense que recibe el galardón, fue reconocido por su fiel reflejo literario de la vida cotidiana en variedad de géneros, desde el cuento a la novela o el columnismo periodístico.
“La prosa de Sergio Ramírez manda sobre cualquier otro destino, donde el todo es más poderoso que las partes. Así es como distinguimos a los grandes de la Literatura universal”, dijo el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, el lunes en una ceremonia presidida por los reyes de España.
Entre la más de una treintena de títulos del escritor se destacan novelas como “Margarita, está linda la mar”, “Sombras nada más” y “Mil y una muertes”; cuentos como “El reino animal”, “Perdón y olvido” y “Catalina y Catalina” y su autobiografía “Adiós Muchachos”.