28 de March del 2018

Sin Messi, Argentina sufre duro golpe previo al Mundial

Sin Messi, Argentina sufre duro golpe de cara al Mundial

Por Luis Ampuero

La selección argentina de fútbol no tuvo a Lionel Messi, su “as” de espada, y sufrió ante España una lección de fútbol que el equipo hispano coronó con una humillante goleada por 6-1 que pudo haber sido más abultada en el estadio del Atlético Madrid.

Humillante, sin excusas, sin juego, sin protagonismo, sin Lionel Messi. La goleada que le propinó España a Argentina hizo recordar los golpes de nocaut que recibió la “albiceleste” a lo largo de su rica historia. La primera fue 6-1 ante Checoslovaquia en el Mundial de Suecia en 1958, el mismo marcador ante Bolivia en una eliminatoria sudamericana camino a Sudáfrica 2010, y un 5-0 ante Colombia en el Monumental de  River Plate con vistas al Mundial de 1994 en Estados Unidos. Una trompada al mentón cuando quedan 79 días para el puntapié inicial del Mundial de Rusia. Argentina se clasificó para Rusia en el último suspiro, con la genialidad de Messi -autor de tres goles contra Ecuador- el hombre que no estuvo en el verde césped del estadio Wanda Metropolitano del Atlético Madrid, y que vió el papelón de sus compañeros desde un palco junto a Manuel Lanzini, a quien pidió para que lo acompañe en sus hazañas en el Barcelona. Tanto habrá sido el disgusto de “Lio” que abandonó el palco después de concretarse el 6-1.

El técnico Jorge Sampaoli había adelantado que no estaba de acuerdo en  jugar partidos amistosos tan cerca del Mundial. El primero fue todo fiesta, 2-0 ante Italia y también sin Messi, quien no jugó ninguno de los dos encuentros por molestias físicas. Y lo peor del entrenador es que no tuvo muñeca para armar un equipo que, sin éxito, intentó jugar pero que terminó pegando patadas como un distintivo de su impotencia ante tremendo rival.

España se floreó y, no se sabe aún si por cansancio o pena con el equipo argentino, levantó el pie del acelerador porque sino los seis goles pudieron haber sido 8, 9 o 10, pero le perdonó la vida.

Analizar el juego, con tremendo marcador, no tiene mucha lógica, pero si se puede entender que todo fue producto de la técnica de los españoles, la táctica de su entrenador y el alto espíritu de un equipo competitivo que cada vez que se lo propuso obligó al arquero argentino Willy Caballero a buscar la pelota en el fondo de las mallas.

Sampaoli, que rescató a su manera la actitud de sus  jugadores en el primer tiempo, había adelantado también que ser entrenador de una selección es tener poco tiempo para trabajar en una línea de juego o idea futbolística. Y claro, eso quedó expuesto, o mejor dicho, España se encargó de mostrar las falencias en las tres líneas de Argentina, lo que deberá trabajar “Sampa” en los apenas dos meses que tiene antes del mundial.

Después del encuentro Sampaoli elogió (no le quedaba otra) al equipo español. "Encontramos un rival de mucha jerarquía para definir cada jugada. Aprovecharon muy bien y nos golpearon, eso nos afecta a nosotros como conductores".

En tanto, el ex campeón del mundo en 1978 con Argentina y ahora periodista, pidió que nunca falte Messi. "Vamos a tener que rogar que Messi esté bien, pero con él solo no es suficiente. Si nos pasaba lo de hoy con él en cancha, le iban a echar la culpa a Leo. Igual, es mejor que no lleguemos como candidatos y vayamos como una sorpresa. Que Dios nos ayude y podamos funcionar un poco como equipo", dijo Kempes.

Los goles del tormento

El equipo que conduce magistralmente Andrés Iniesta, que jugó su último partido con la “Roja” en una cancha de España, empezó a encender las alarmas con el primer gol. Iniesta, de 33 años, le robó una pelota a Javier Mascherano cerca del área antes de un pase entre líneas para que Diego Costa derrotara a Sergio Romero, quien minutos más tarde debió ser reemplazado por Willy Caballero por un golpe que recibió cuando intentó evitar el remate de Costa. Caballero, con una gran actuación en el partido de la  semana pasada que ganó Argentina 2-0, no pudo repetir y sufrió la seguidilla de goles españoles con “ole, ole” incluído. El 2-0 llegó tras un desborde de Asensio por derecha que Isco, por el sector opuesto, transformó en gol.

Argentina mejoró un poco y reaccinó con un gol de cabeza de Nicolás Otamendi tras un centro desde el sector izquierdo de Ever Banega. Rápidamente llegó el tercero por medio de Thiago Alcántara,  y el quinto y el sexto, ya no asombró a nadie,  aunque actuó como un alivio para los argentinos, que quedaron llenos de dudas, especialmente cuando no puede contar con Messi.

Sin Messi Argentina ganó apenas cuatro de los 10 encuentros que dirigió Sampaoli. Empató tres  y perdió  los tres restantes. Las últimas dos victorias fueron ante Singapur, por 6-0, en la gira asiática en la que debutó Jorge Sampaoli como entrenador, y ante Italia, el viernes pasado, por 2-0. Los otros dos encuentros que la Selección ganó fueron ante Chile, por la Copa América 2016, por 2-1, y ante Colombia, en Barranquilla, por 1-0, en las Eliminatorias.

Los tres empates fueron también por las Eliminatorias: ante Perú (2-2, el 6-10-2016), Venezuela (también 2-2, el 6-9-2016), y Brasil (1-1, el 13-11-2015). En cuanto a las tres caídas, la mencionada goleada ante España, ante Nigeria, por 4-2, en la gira por Rusia, y ante Paraguay, por las Eliminatorias (1-0, el 11-10-2016).