30 de November del 2017

Trump sube la apuesta en sus críticas al gobierno británico

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reprendió duramente a la primera ministra británica, Theresa May, en Twitter después de que Reino Unido lo criticara por retuitear vídeos contra el islam publicados originalmente por un líder de un partido de extrema derecha británico. 

Un tuit, en el que aconsejó a May que se centrara en el terrorismo en lugar de hacerlo en él, fue un ataque público sin precedentes contra el líder del principal aliado -europeo y mundial- en seguridad de Estados Unidos.

“Theresa @theresamay, no te centres en mí, céntrate en el destructivo Terrorismo Islámico Radical que tiene lugar dentro de Reino Unido. Nosotros lo estamos haciendo bien”, escribió Trump.

El tuit se produjo como reacción a un comentario de un portavoz de May que indicó el miércoles, en respuesta a los retuits de Trump sobre los vídeos contra el islam, “Está mal que el presidente haya hecho esto”.
 
Retuits desafortunados
 

Trump desató la víspera un aluvión de críticas a ambos lados del Atlántico al publicar vídeos contra los musulmanes subidos a la web por Jayda Fransen, sublíder del grupo antiinmigración Britain First, que fue condenado este mes por abusar de una mujer musulmana.

El Reino Unido sufrió este año varios ataques islamistas que han matado a un total de 36 personas, entre ellos un atentado con bomba en Manchester y dos ataques en puentes de Londres cuyas víctimas fueron atropelladas por vehículos y apuñaladas.

Un portavoz de la oficina de Downing Street en Londres rechazó comentar el tuit de Trump y aclaró que tampoco lo haría May, quien está en un viaje por Oriente Próximo.

Desde que Trump es presidente, May ha intentado cultivar una buena relación mientras su país se prepara para abandonar la Unión Europea (UE) en 2019.

May fue la primera líder extranjera en visitarlo y fue filmada saliendo de la Casa Blanca tomados de la mano. También lo invitó a realizar una visita de Estado al Reino Unido, enfrentando así a los numerosos críticos de Trump en Gran Bretaña.